2014/03/26

Grabando a 4K RAW con la C500

Este fin de semana dimos un saltito más en nuestra pequeña producción y nos adentramos en serio en el  4K RAW.

Ya tenía ganas de ver la C500 funcionando en serio. Y nunca mejor dicho. Grabar 4K RAW es algo que deseaba hacer desde hace un tiempo.

En esta carrera donde la RED se ha comido todo el mercado que deja libre la ALEXA, meter una cámara desconocida como la Canon C500 es un esfuerzo doble. La gente no se fía de la C500 como en su día no se fiaba de la Red. Yo mismo me enamoré de la Red desde que no era más que una gafa de sol (hipérbole) y predicaba sus bondades a desconfiados amigos del sector en foros y bares.

Pero la Canon C500 tiene una sensibilidad, una textura, un sensor tan bajo en ruido y una facilidad de uso que se puede comer con patatas el dado de plomo rojo. Si no lo ha hecho aun, y si la C500 sigue siendo tan desconocida es por una razón de peso: Canon te hace pagar DOS veces por el codec RAW.

Primero compras la cámara, un monstruo capaz de darte 4K RAW por 3G-SDI, además de todas las salidas simultáneas que te puedas imaginar, pero no es capaz de grabar ese chorro de gigas en una tarjeta interna (de acuerdo, Arri Alexa tampoco podía hasta hace bien poco), por eso debemos usar un grabador externo. Entre las opciones que hay, la mejor, para mi gusto, es el ODYSSEY7Q. Un monitor -grabador de 7 pulgadas. Un excelente monitor y buen grabador.Pero el momento divertido llega ahora. Para que el grabador pueda grabar en el codec de la cámara que ya he pagado hay que VOLVER A PAGAR. Así es, hay que pagar DE NUEVO. 1.255€ + iva de “impuesto revolucionario” cuesta que el grabador pueda capturar en el codec de la cámara que ya has comprado.

Habrá gente que diga que la inversión total para un flujo de trabajo a 4K RAW es, hoy en día, barato y que hace años era inimaginable grabar/editar/reproducir 4K. Sí, es cierto. Pero que hace años fuera impensable técnicamente no es excusa para mantener este despropósito.

Eso sí, la imágen que genera el combo Canon C500 + Odyssey7Q (y una lente apropiada) es, a mi parecer, infinítamente bella y difícilmente superable.

Aqui un jpg a tamaño original. (photostream)

 

El amor que siento por esta cámara está por encima de la incomprensibe política de Canon, y ese “pequeño” detalle no debe empañar lo que realmente importa en nuestra profesión:

¿Estamos contando algo? ¿Llega al espectador? ¿Le hace pensar, sentir o reaccionar? en ese caso, lo estamos haciendo bien.